El Séptimo de Caballería

Blog de historia de los alumnos de 2º Bachillerato Internacional I.E.S Miguel de Cervantes Saavedra

Política

La Matanza de Atocha de 1977

El paso de una España dominada por la Dictadura a una España democrática estuvo lleno dificultades, continuas luchas por los derechos civiles, profundos cambios y momentos cruciales en los que todos los españoles temieron por el futuro Estado democrático. La Matanza de Atocha no fue sino un suceso más, aunque las repercusiones fueron tales que se recuerda como uno de los momentos más críticos e inestables del periodo. Lo que comenzó siendo como un ataque de la ultraderecha hacia el comunismo, acabó convirtiéndose en la definitiva incorporación de estos a la nueva democracia.

En enero de 1977, apenas pasado un año desde la muerte del general Francisco Franco, ya nadie creía en que la Dictadura pudiera durar mucho más. Las propias Cortes franquistas habían sentenciado su fin en el proyecto de Reforma Política, aprobado unos meses antes. Sin embargo, el proceso pendía de un hilo, y aún muchos partidos (entre ellos el comunista) seguían estando ilegalizados. El ambiente político era inestable. A los continuos combates políticos y las protestas y discusiones populares se sumaron las acciones de grupos terroristas que con sus actos fanáticos crearon un clímax de inseguridad y terror en el que nuestro sistema político actual hubo de nacer.

La Matanza de Atocha fue un atentado cometido en la noche del 24 de enero, en pleno centro de la capital por el grupo Alianza Apostólica Anticomunista (Triple A). Tuvo lugar en un despacho de abogados en derecho laboral de Comisiones Obreras y militantes del PCE de la calle 55 de Atocha. El objetivo de dicho atentado fue el dirigente comunista Joaquín Navarro, que casualmente no se encontraba presente en el momento del atentado. En su lugar, los terroristas abrieron fuego indiscriminadamente a los presentes entre las 22:30 y las 22:45. Como consecuencia de los disparos resultaron muertos los abogados Enrique Valdevira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo Pérez del Arco; el estudiante de derecho Serafín Holgado de Antonio; y el administrativo Ángel Rodríguez Leal. Heridos graves resultaron Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, Luis Ramos Pardo y Dolores González Ruiz, esposa de Sauquillo que perdió al bebé que estaba esperando.

El atentado llegó en un momento especialmente difícil, ya que en esa semana ya habían muerto otras dos personas relacionadas con la izquierda. Se temió una reacción violenta que desestabilizase aún más la transición política. Al entierro asistieron más de cien mil personas y fue la primera manifestación multitudinaria de izquierdas tras la dictadura. También hubo multitudinarias huelgas y muestras de solidaridad en todo el país. Además, por primera vez, las fuerzas del Estado se encargaron de la protección de un partido ilegalizado. No obstante, tres meses después, el PCE fue legalizado y declarado oficialmente el llamado Sábado Santo Rojo, al coincidir el anuncio en Semana Santa y estar la oposición política y militar en vacaciones. El gobierno de Suárez ya había legalizado al PSOE y al PNV. Los partidos y grupos terroristas fueron los únicos que permanecieron al margen de lo legal. A la Triple A se suman otros grupos conocidos como ETA, el GRAPO o el movimiento independentista canario MPAIAC.

Respecto a los asesinos, pronto hubo detenciones. La Policía Nacional detuvo a José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Fernando Lerdo de Tejada como autores materiales; a Francisco Albadalejo Corredera (vinculado a la mafia italiana) como autor intelectual; y a Leocadio Jiménez Caravaca y Gloria Herguedas Cerrá como cómplices. Aún así, en 1990 un informe italiano revela posibles implicaciones de un grupo neofascista italiano de la red Gladio a través de la presunta participación del miembro Carlo Cicuttini. Estas implicaciones llegan a apuntar incluso a los servicios secretos de la CIA durante la Guerra Fría, aunque eso forma parte ya de especulaciones posteriores.

Aún tratándose de un golpe duro, los españoles lo sufrieron de una forma fraternal, de manera que su fracaso hizo aún más fuerte a la débil democracia. Los españoles, todos unidos, de diversas opiniones políticas iban a encarar las futuras elecciones y en poco tiempo, amparados por la Constitución iban a poner en marcha el camino democrático que hasta hoy dura. España, una nación de profundas divisiones ideológicas es hoy día una nación en la que sus ciudadanos son libres y capaces de convivir en armonía. Sucesos como la Matanza de Atocha nos recuerdan el dolor y el sufrimiento de nuestro pueblo, y cómo hubo que pasar a través de ellos para disfrutar de nuestra libertad. Los muertos en el atentado recibieron como muestra de reconocimiento la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, así como numerosos monumentos y plazas nos recuerdan a las víctimas de Atocha del número 55.

 

YA PUBLICA LA NOTICIA SOBRE LA MATANZA DE LOS ABOGADOS LABORALISTAS
YA PUBLICA LA NOTICIA SOBRE LA MATANZA DE LOS ABOGADOS LABORALISTAS
Anuncios

3 comentarios sobre “Política

  1. ESTIMADA CELIA:

    AHORA QUE ACABA ESTE PROYECTO HE DEDIDO DESPEDIRME DE VOSOTROS. EN TU CASO TE HAS ENFRENTADO CON ÉXITO A UNA DE LA SECCIONES MÁS COMPLEJAS: LA POLÍTICA. TUS TEMAS HAN SIDO INTERESANTES Y MUY BIEN TRATADOS. SUERTE EN TU NUEVA ETAPA UNIVERSITARIA.

    UN SALUDO,

    FELIPE.

    1. Muchísimas gracias por tu información . La veremos con gran atención. Un saludo muy cordial desde el séptimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: